El fin del mundo

Algunas reflexiones sobre el Apocalipsis.

Casi todas las religiones y mitologías cuentan con una versión sobre el fin de los tiempos y la extinción de la vida humana sobre la tierra. La nutrida narrativa escatológica universal tiene claros efectos disuasivos en el comportamiento de los creyentes (mediante premios y castigos que esperan por nosotros al final de los tiempos)

La temática del fin del mundo no se restringe a la dimensión religiosa, sino que cada cierto tiempo (casi cíclicamente) llega a impregnar hasta los aspectos más superficiales de las culturas. Los anuncios sobre la llegada del fin del mundo son recurrentes a lo largo de la historia y aparecen desde el inicio de los tiempos. En la actualidad, la estructuración del calendario maya y diversos fenómenos naturales catastróficos, enfocan nuevamente la atención colectiva en el fin del mundo. Al parecer, olvidamos con extrema facilidad que el mismo tema se discutía hace sólo 12 años atrás.

A nivel psicopatológico, el asunto del apocalipsis tiene estrecha relación con la depresión y la psicosis. De hecho, el individuo psicótico con un delirio apocalíptico, es una imagen ya instalada en la cultura popular (foto inicial)

Viendo la película Melancolía de Lars von Trier (film de ciencia ficción apocalíptica), se me ocurrió que en realidad detrás del temor ante la posibilidad del fin del mundo, se oculta un deseo que explica parte del interés verdaderamente irracional que concita el tema. En realidad, en la medida en que estamos enfrentados a la inevitabilidad de nuestra propia muerte, al parecer sostendríamos un deseo inconsciente de que una vez que lo inevitable nos ocurra, el mundo se detenga. El gran alivio y consuelo del fin del mundo implica que una vez finalizada nuestra vida, la del resto tampoco continuará (es preciso aclarar que la película no insinúa nada de eso)

La dura y difícilmente soportable realidad nos indica que una vez muertos, el mundo y sus habitantes continuarán su vida con normalidad, nuestros prójimos cursarán un período de duelo (si fuimos buenos), pero nuestra partida en nada alterará el destino del planeta. Nuestra inconsciente megalomanía al parecer requiere nutrirse de ideas como el fin del mundo, con el objeto de encontrar un apocalipsis colectivo que haga de nuestra propia muerte algo un poco más soportable. Además, la muerte se suscita de forma tan incierta y repentina, que tener una ligera sensación de control y conocimiento previo sobre la fecha de nuestra muerte tampoco viene tan mal.

En un nivel consciente, cualquier persona al ser interrogada sobre un cercano fin del mundo, negará rotundamente su creencia en ello. Pero, ¿por qué motivo causa tanto interés y -por ejemplo- por qué son tan leídas las noticias alusivas al tema? Si es interés de ignorantes, concordemos en que la gran mayoría nos ubicamos en esa categoría.

Causan gran interés a nuestros aspectos infantiles las narrativas que siguen la lógica de “si yo no, entonces nadie”. Los sujetos nos caracterizamos por ser extremadamente asiduos a lo atemorizante, siempre y cuando lo que causa temor implique una encubierta satisfacción de deseos inconscientes. En ese sentido, no hay muerte más dulce que la de un apocalipsis.

Es curioso que colectivamente pensemos en la muerte sólo a propósito de supuestos cataclismos masivos donde nuestra muerte individual en realidad supone la extinción total de la realidad. Pienso que es un fenómeno para nada masoquista ni morboso, sino que al contrario, algo de goce se oculta tras eso.

Por algo el fin siempre está tan cerca. Habrá que esperar hasta diciembre para ver si nuestros deseos esta vez se cumplen.

:::

Anuncios

Un pensamiento en “El fin del mundo

  1. Hace algún tiempo, me pregunté cuál era el origen de esta “fiebre apocalíptica”, porque me parece más curioso el origen de tanto comentario, que el Apocalipsis en si. Después de leer esto tiendo a pensar que la respuesta a estado siempre frente a mis ojos.
    Por un lado el egoísmo y por otro, la imperiosa necesidad de trascender, aun después de morir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s