Los verdaderos zombis

No existe duda alguna sobre la existencia de “zombificación” en el reino animal. ¿Será posible que el fenómeno afecte también a la población humana?

Un ejemplo de “zombificador” natural es el Didrocoelium Dendriticum. Se trata de un parásito que se aloja en el hígado de algunos mamíferos rumiantes. El ciclo vital completo de esta especie fue descrito en una serie de estudios realizados por Wendell Krull y C. R. Mapes, publicados entre 1951 y 1953. Deviene un ejemplo paradigmático de frágil adaptación.

El ciclo del Dicrocoelium es tri-heteróxeno, es decir, su vida depende de su permanencia en tres huéspedes diferentes.

El parásito se aloja en el hígado de un rumiante, siendo sus huevos expulsados en las heces. Los huevos en las heces son ingeridos por un caracol (Cochlicopa Lubrica), dentro del cual se transforman en esporocitos madre.

El caracol expulsa los esporocitos a través de su poro respiratorio, mediante bolas de baba. Resulta que esas bolas de baba que contienen esporocitos son un alimento muy atractivo para algunas hormigas (Formica Fusca) las que, al ingerirlas, quedan infectadas por el parásito. Dentro de la hormiga el parásito alcanza un nuevo nivel de desarrollo.

El asunto no termina ahí: al ser infectada, la hormiga ve su conducta  modificada de forma rotunda. La hormiga reduce su repertorio conductual sólo a alcanzar el punto más alto de la vegetación (por ejemplo, suben a una brizna de pasto, permaneciendo en su punta) De caer, las hormigas suben nuevamente, de una forma altamente estereotipada. El parásito infecta el rudimentario sistema nervioso de la hormiga, programándola.

Lo anterior facilita que los rumiantes ingieran la vegetación con hormigas, lo cual hace que el ciclo comience una vez más.

Si el proceso se interrumpe en algún punto, el parásito muere. Su vida depende de permanecer al interior de tres especies diferentes hasta alcanzar un punto de desarrollo que permita su reproducción y, por ende, su existencia.

Sólo al interior de un hígado el parásito se desarrolla. Sólo si los huevos son ingeridos por un tipo particular de caracol, pasan al siguiente nivel. Sólo si la baba de ese caracol es ingerida por una clase específica de hormiga continúa el proceso. Si la hormiga se infecta, se convierte en un “zombie” que garantiza el paso del parásito a su hospedador final (e inicial)

Algunos parásitos son capaces de zombificar a animales de especies muy “superiores”, como el protozoo Toxoplasma Gondii. La fase sexual de su ciclo de vida ocurre infectar a un felino, mientras la fase asexual de su ciclo transcurre al interior de cualquier otro mamífero. Para pasar de una fase a la otra, un gato debe entrar en contacto con los fluidos de un animal infectado.

El toxoplasma, al infectar a un ratón, altera su funcionamiento cerebral: el comportamiento del roedor naturalmente se encuentra programado para huir de los gatos, evitando lugares que se encuentren impregnados de la orina de cualquier felino. El ratón infectado por toxoplasmosis, en cambio, ha sido zombificado, por lo que sentirá atracción por la orina de los gatos, convirtiéndose en fácil presa de éstos. El gato que logre -sin ninguna dificultad- atrapar a un ratón con toxoplasmosis, entrará en contacto con su sangre, garantizándo la subsistencia del parásito, quien ha logrado llegar a la fase sexual de su desarrollo en su nuevo huésped.

Kevin D. Lafferty, en su importante paper “¿Puede el parásito común Toxoplasma Gondii, influir sobre la cultura humana?” ha señalado que los humanos infectados por el parásito pueden mostrar alteraciones permanentes, aunque sutiles, en su personalidad. La infección por toxoplasma se ha correlacionado con mayor cantidad de accidentes de tránsito, neuroticismo y sentimientos de culpa en los evaluados, entre otras extrañas variables.

La toxoplasmosis en la especie humana, se encuentra propagada por todo el mundo. El porcentaje de adultos que en algún momento de su vida ha sido portador del parásito, se encuentra cerca del 50%, dependiendo de la región

¿Los verdaderos zombis seremos nosotros? Los estudios se encuentran en progreso.

______________________________________

Referencias:

http://www.bec.ucla.edu/papers/Lafferty_10.2.06.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/Toxoplasmosis

http://es.wikipedia.org/wiki/Toxoplasma_gondii

:::

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s